La embajadora de la joyería

¿Pueden las sortijas, collares o pulseras de una colección contar historias? ¿Qué emociones desatan las joyas en las personas que las llevan? ¿Pueden las clientas de Wempe influir sobre el desarrollo de una colección? Fatima Massalme tiene respuestas para estas preguntas; es la Brand Manager de joyería Wempe y joyería BY KIM. Sus conocimientos, su extraordinaria capacidad para empatizar y su historia personal la convierten en la embajadora perfecta para la joyería.

Durante su infancia, que transcurrió en la localidad de 3000 habitantes de St. Michaelisdonn (Dithmarschen), Fatima Massalme solía detenerse delante de la pequeña joyería de la calle Johannssenstrasse y quedaba hipnotizada ante el brillo que desprendían las piezas del escaparate; principalmente le llamaban la atención los maravillosos relojes. Y aún se acuerda a la perfección de aquel momento mágico en el que, durante una excursión a Hamburgo, se quedó con la nariz pegada al escaparate de la sucursal de Wempe en Jungfernstieg. Por aquel entonces tenía doce años, y lo que vio fue como una pequeña revelación: alegres pendientes, relojes extraordinarios, cadenas y sortijas de oro, con formas más discretas o más atrevidas, adornadas con valiosas gemas, todo dispuesto con una iluminación perfecta. ¡Era magnífico!

Fatima Massalme comenzó a coleccionar relojes en la medida en la que un niño puede dedicarse a algo así, y cuando su madre comenzó a coleccionar bonitas piezas de cubertería de plata, ella también quiso contar con un objeto propio: «un estampado frisio con granadas rojas».

«Esta pasión— explica Fatima Massalme —ha ocupado una gran parte de mi vida». Actualmente, 35 años después de su excursión a Hamburgo, es Brand Manager de joyería en Wempe. Entre sus responsabilidades también se encuentra la marca BY KIM. Fatima Massalme es por lo tanto embajadora de la marca que creó en el año 2000 la propietaria de la empresa, Kim-Eva Wempe, y que desde entonces no ha dejado de evolucionar.

Después de finalizar la educación secundaria, Fatima Massalme abandonó la región de Dithmarschen para comenzar los estudios de química en el sur de Alemania. «Por aquel entonces éramos personas exóticas y multiculturales. Mi padre es sirio y mi madre alemana». Durante la carrera, recuerda, también comenzó a trabajar en una joyería. Allí, su pasión por el mundo de la joyería y los relojes volvió a imponerse: abandonó la carrera y realizó una formación profesional en el establecimiento.

Su padre la apoyó: «si es lo que quieres hacer, entonces hazlo bien y con pasión».

A través de una oferta de trabajo llegó a la sucursal de Wempe situada en la calle Maximilianstrasse de Múnich. El 1 de abril de 1998 se unió al equipo del director general Dietmar Schülein. «Tengo mucho que agradecerle, —explica Fatima Massalme— él me dio confianza para actuar con total libertad. Y encontré mi espacio: los relojes». Según comenta, aún sigue siendo un glosario de relojería andante. Cuando Dietmar Schülein le propuso que continuara con su formación en el ámbito de la joyería su carrera despegó como un cohete. «Me dejé la piel en talleres, visité innumerables ferias y absorbí toda la información que pude sobre joyería. «Durante seis años consecutivos fue la mejor vendedora de Wempe en todo el mundo.

En 2010 parecía obvio que Fatima Massalme era la persona idónea para el puesto de Brand Manager. Esta mujer apasionada por la joyería ahora actúa como intermediaria entre los diseñadores, compradores, vendedores, los clientes y la dirección de la empresa. Conecta todos los niveles y enriquece la imagen de la marca. Sus herramientas esenciales para ello son: su carácter optimista, con el que llena cualquier habitación en la que entre, su contagiosa capacidad de entusiasmo y, por último, aunque no por ello menos importante, su manera tan abierta para comunicar. Su padre le dio la regla de oro que le ha acompañado durante toda su carrera:

«Primero escucha lo que los demás tienen que decir.
Tú puedes hablar después.»
Fatima Massalme y Birgit Suchlich, trabajadora del departamento de joyería, durante la selección de joyas para un evento.

¿Cuáles son sus tareas como Brand Manager? 

Por ejemplo, dirige diversos talleres de joyería. En ellos los trabajadores de las sucursales se familiarizan con las nuevas colecciones y líneas. También realiza muchos viajes en los que refuerza contactos y en los que presenta las nuevas colecciones a los clientes.

Nuestros clientes nos dan mucha información. Sus deseos y percepciones influyen en muchos ámbitos, desde la venta hasta el diseño o la estructuración de las colecciones. Si un gancho no asienta correctamente o si se solicita añadir un elemento, respondemos a los deseos de los clientes.

Massalme también organiza los jours fixes, en los que se comparten diferentes experiencias desde todos los niveles mientras se amplían colecciones ya existentes o se presentan las nuevas. Como si fuera un satélite, Fatima Massalme gira en torno al mundo de la marca, acumula información, la transmite, recaba propuestas desde diferentes direcciones y saca conclusiones. Paso a paso, así es como se construye la imagen de una marca. Las joyas ganan así una mayor profundidad y vitalidad, puede que incluso un alma.

Un ejemplo muy concreto de su trabajo es el manual de la marca BY KIM. «En él hemos documentado el lenguaje de la marca. Queremos que todas las sucursales del mundo, y todos aquellos que tengan que ver con la marca BY KIM trabajen con la misma información y con una terminología uniforme. El libro es un manual, una especie de marco en el que los trabajadores pueden expresar su individualidad».

En su tiempo libre Fatima Massalme también se dedica a la joyería, sobre todo con cadenas que ella misma realiza. «Es mi afición. Siempre digo que mis creaciones son «joyería infantil», porque son muy coloridas», explica. Después regala estas joyas a personas a las que tiene un afecto especial. Nunca podría vender sus propias creaciones: «Tampoco acepto ningún encargo», comenta riendo.

Personalmente, ¿tiene alguna joya preferida? «Todas las joyas que poseo son mis favoritas. Pero tengo un talismán—, añade. Estoy obligada a volar con mucha frecuencia, pero no me gusta. Cuando estoy en un avión siempre llevo mi cadena con el colgante Cosmos en la mano. Es agradable al tacto y lleva la inscripción «Tempus fugit amor manet®» (el tiempo pasa, el amor perdura). Este lema tiene un significado diferente para cada persona. Para mí significa seguridad».

Descubrir joyas

amor manet® BY KIM

Wempe utiliza cookies para que su experiencia online sea lo más agradable posible. Si continua navegando, entendemos que está de acuerdo con nuestra política de utilización de cookies. Más información

si