El oro muestra sus colores

Tonos rosas, rosados o el clásico amarillo: ¿cómo se crean los innumerables matices del oro? ¿Por qué son importantes las aleaciones con otros metales? Le mostramos cómo se puede crear la increíble variedad de colores y le descubrimos cómo las aleaciones de metal ayudan a nuestros fundidores a resaltar hasta los más mínimos matices en los colores.

01

El oro puro solo se funde a temperaturas superiores a 1000 grados Celsius. No obstante, a temperatura ambiente este metal precioso es demasiado blando como para mantener de manera fiable su forma y aspecto a largo plazo. Por este motivo, nuestros fundidores alean el oro con otros metales como la plata, el cobre o el paladio.

02

En Alemania, la ley (pureza) de una aleación se expresa siempre en milésimas. Por ejemplo, la indicación de 750 milésimas (oro de 18 quilates) significa que la aleación contiene un 75 % de oro puro.

03

La composición del resto de metales aleados permite obtener una gran variedad de matices y colores. Para conseguir los acentos de color del oro rosa se utiliza principalmente cobre. El oro amarillo, una de las aleaciones más apreciadas, se crea mediante la combinación de oro puro, plata, cobre y cinc.

04

El color del oro blanco se solía conseguir mezclando níquel. Después de que se detectaran cada vez más alergias al níquel, hoy en día este se ha sustituido por paladio, un metal del grupo del platino.

Aquí podrá descubrir los colores, variedad e inspiración de las creaciones realizadas con oro.

Wempe utiliza cookies para que su experiencia online sea lo más agradable posible. Si continua navegando, entendemos que está de acuerdo con nuestra política de utilización de cookies. Más información

si